5 sept. 2015

Bruce Hart critica a la WWE por el mal trato que dieron a Tyson Kidd tras su lesión


Después de sufrir una lesión en el cuello que resultó ser casi fatal, Tyson Kidd probablemente nunca más pueda volver a luchar, o eso es lo que opina Bruce Hart. Durante una entrevista con "Main Event Madness", Bruce, el hermano mayor de Bret "The Hitman" Hart, discutió los acontecimientos en torno a Kidd y su lesión. Hart afirma que después de regresar a los vestuarios tras su combate contra Samoa Joe, Kidd se quejó de molestias en su cuello. Los funcionarios de la WWE supuestamente ignoraron su queja.

"Me sorprendió cuando me enteré de la forma en que la WWE lo manejó. Se lesionó el cuello en ese combate con Samoa Joe. Me dijeron que cuando él [Tyson Kidd] entró en el vestuario después, un agente le dijo con indiferencia que se fuese 'a tomar una ducha'. [Kidd] dijo 'no, mi cuello está realmente jodido' y me dijeron que el agente dijo 'no vamos a pagar por una ambulancia' y le hicieron parecer como si fuera hipocondríaco".

Sin la ayuda de la WWE, Kidd tuvo que encontrar ayuda por sí mismo, de acuerdo con Hart. Por lo tanto, Kidd y su esposa, Natalya, se subieron en un coche y recorrieron San Antonio, Texas, en busca de un hospital para que Kidd recibiera atención médica. Fue entonces cuando Kidd y Natalya se enteraron de la naturaleza grave de su lesión.

"Mi sobrina Nattie, su mujer, le dijo que si quería ir al hospital, era su elección. Salieron para el hospital y se perdieron en San Antonio y finalmente llegaron allí después de conducir por todas partes. Cuando llegaron, le hicieron tomografías computarizadas y resonancias magnéticas y determinaron de inmediato que se trataba de una lesión casi fatal. Estuvo a una fracción de pulgada de ser una fatalidad o una parálisis".

Después de recibir la noticia, Kidd notificó a la WWE su estado grave, así como que necesitaba cirugía para un cuello gravemente herido. Había pocos lugares en los cuales pudiera someterse a ese tipo de cirugía, y Kidd necesitaban ayuda, rápido. Fue entonces cuando la WWE pagó la cuenta, transportado a Kidd a unas instalaciones médicas adecuadas y Kidd tuvo la cirugía que necesitaba. Pero no fue barato.

"Se lo notificaron a la WWE y me dijeron que solo había tres o cuatro lugares en los Estados Unidos donde se pudiera llevar a cabo este tipo de microcirugía. Tuvieron que, en ese momento, alquilar algún tipo de ambulancia aérea desde San Antonio a Florida, que era el lugar más cercano donde se hacía esa cirugía. He oído que costó 100.000 dólares".

Varios meses han pasado desde que Kidd se sometió a una cirugía y comenzó el proceso de recuperación. Teniendo en cuenta la gravedad de su lesión, las posibilidades de que regrese son muy bajas. Toda la familia Hart ha expresado su preocupación por el futuro de Kidd en el wrestling profesional, pero la WWE, según Hart, ni siquiera ha contactado con Kidd desde que se lesionó.

"En este momento me han dicho que no han contactado, la WWE no ha llamado. Algunos de los luchadores han llamado a TJ. En este punto, por lo que me han dicho, ciertamente su carrera se ha acabado y tiene suerte de no estar parapléjico".