24 sept. 2015

Sting rompe su silencio en cuanto a su lesión - ¿Volverá a competir?


El pasado domingo en Night of Champions, Sting desafió a Seth Rollins por el WWE World Heavyweight Championship. Era la primera vez que "The Icon" luchaba por un título en la compañía desde que apareció por primera vez, pero una lesión en el cuello acabó estropeando la noche. Sting recibió golpes muy duros durante el combate, pero terminó siendo una powerbomb contra un esquinero el movimiento que, aparentemente, dio lugar a la lesión. El pronóstico inicial fue que su lesión era grave y potencialmente ponía fin a su carrera.

Sin embargo, en una entrevista con WWE.com, Sting discutió la lesión, su pronóstico y futuro en el ring. Esto fue lo que dijo al respecto:

"En pocas palabras, sentí un hormigueo, se me entumecieron los brazos y luego los dedos. Y luego, más tarde en el combate, caí mal y el entumecimiento bajó hasta las piernas y no podía sentirlas. Eran como de goma. No sé cómo describirlo. Tuve que ponerme a cuatro patas durante un minuto, recobrar la compostura. Yo estaba un poco... estaba preocupado. A largo plazo, bueno, yo sólo voy a cuidar del corto plazo y luego veré lo que sucede a largo plazo".


Después se produjo la lesión, Sting recuerda a todo el personal médico y el árbitro preguntándole si estaba bien para continuar. Pero Sting dice que pensó que podía terminar. Mientras que esto sucedía, lo hizo terminar acabado, Sting dice que recibir una powerbomb contra el esquinero no fue una buena idea.

"El árbitro, el médico, todos estaban ahí hablándome: '¿Estás bien? ¿Qué esta pasando? ¿Puedes seguir? ¿Estás bien? Cuéntanos lo que está pasando.' Y todo el tiempo, solo pensaba, 'Oh, tío, ahora no,' Quiero decir, yo quiero que esto sea bueno, ¿sabes? Y si termina siendo la última cosa que haga en el ring, yo no quiero salir así. Que Dios me ayude. (...) Les dije: 'Voy a tratar de continuar, vamos a intentarlo'. Así que me levanté y me alejé de ellos, y continuamos."

Cuando Sting terminó el combate contra Rollins, "The Icon" dice que su viaje al hospital estuvo lleno de preocupación y potencialmente de malas noticias.

"Estaba en el hospital. Me pusieron un collarín y me estaban bombardeando con medicamentos para quitarme el dolor. Tuve que someterme a una tomografía computarizada y a una resonancia magnética. Hablaron con mi esposa y mi esposa me dio algunos detalles, pero todavía tenía una evaluación más. Mencionaron estenosis espinal cervical, pero eso es solo una parte de lo que he oído. No sé si hay algo más. El médico le dijo a mi esposa, 'Tienen que tratarle esto. Tiene suerte de haber salido de allí.'"

Por el momento, Sting dice que, aparte de la rigidez en el cuello, se siente bien.

Pero, ¿considera Sting volver a subirse al cuadrilátero después de esto?:

"Hmmm, en el escenario correcto... en el escenario correcto, sí."