21 jun. 2016

La WWE tenía conocimiento de la violación de la política de bienestar de Roman Reigns antes de WWE Money in the Bank


Como hemos venido informando, Roman Reigns ha sido suspendido por la WWE durante 30 días por su primera violación de la política de bienestar de la empresa. Debido a que la suspensión es efectiva de forma inmediata, Reigns se perderá el WWE Draft, así como la primera edición de SmackDown en vivo. El ex campeón podrá volver a tiempo justo para el pay-per-view de WWE Battleground.

Sin embargo, esta suspensión pudo haberse realizado mucho antes. De acuerdo con Dave Meltzer y Bryan Alvarez, del Wrestling Observer Radio, los altos funcionarios de la WWE estaban al tanto de la violación de la política de bienestar por parte de Reigns antes de que se celebrara el pay-per-view de WWE Money in the Bank el domingo. En dicho evento, Reigns perdió el WWE World Heavyweight Championship, lo cual podría ser un indicativo. 

Esto quiere decir que Reigns violó la política en algún momento de la semana pasada y la compañía tuvo el tiempo suficiente como para poder tomar una decisión al respecto. Aún así, Reigns compitió en WWE Money in the Bank y apareció en Monday Night Raw. Lo más interesante de todo es que en ese episodio de Raw, se fijó una triple amenaza entre Reigns, Ambrose y Rollins en el próximo pay-per-view de la compañía, WWE Battleground. 

Esto quiere decir que todavía existe una gran posibilidad de que el combate se lleve a cabo, a pesar de que Reigns no podrá aparecer en televisión. Su suspensión finalizará el 21 de julio, tan solo tres días antes del evento. La WWE podría haber optado por suspenderlo antes de pautar esa triple amenaza y, sin embargo, no lo hicieron. Por lo tanto, todo parece indicar que tendremos triple amenaza, o al menos de momento.